¡Bienvenid@!

 PLaZA MAYOR

La Plaza Mayor de Tembleque, es el más puro ejemplo de plaza popular castellanomanchega con disposición “escenográfica” a modo de corral de comedias al aire libre que actualmente se conserva en el territorio de nuestra Comunidad Autónoma. Su declaración como Monumento Histórico-Artístico de carácter Nacional por Decreto 445/1973 del Ministerio de Educación y Ciencia de fecha 22 de febrero, y la delimitación de su entorno protegible como Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico fue aprobada por Decreto 301/2003 de la Consejería de Cultura de la JCCM de fecha 4 de noviembre.

La cronología de su Plaza Mayor, no está determinada con exactitud; no obstante según recoge Pilar Vinuesa en su libro “Las Plazas Mayores en la Provincia de Toledo”, existe un documento de fecha 1.598, llamado “Censo a favor de la Capellanía del Licenciado Francisco García Mayordomo” (documento conservado en el Archivo de la Real Chancillería de Granada) en el que se menciona:

“El Ayuntamiento de Tembleque tomó una casa mesón y otras accesorias y tiendas que en la plaza pública del pueblo tenía la Capellanía de Animas, para derribar parte de dichos edificios y dejarla cuadrada en proporción…”

Igualmente en dicho documento se dice:

“…que la plaza era muy pequeña para las fiestas y cosas públicas…y en la dicha plaza había un mesón que decían del Caballo, que la ocupaba y hacía mucha fealdad, y quitándolo quedaría cuadrada y muy adornada…”

Se describe igualmente al respecto, la existencia de pleito seguido en Tembleque (que a la razón y como se ha comentado, disponía del privilegio de villazgo) y llevado posteriormente a la Real Chancillería de Granada, donde se dió sentencia y despachó ejecutoria en 1.597.

Por lo anterior se deduce que si bien la Plaza Mayor ya existía entonces, su traza actual deviene como consecuencia de la ejecución de tal sentencia en fecha posterior al citado 1.597.

Si bien se conoce que en Agosto de 1.624, Tembleque tuvo el honor de alojar durante dos días y obsequiar con grandes fiestas, al Señor Rey D. Felipe IV; y también que en 1.653 el rey Felipe IV “inaugura” dicha plaza celebrándose una corrida de toros, en la que el propio monarca mata un toro de un arcabuzazo.

Por otra parte, en el dintel de piedra de la entrada al edificio del Ayuntamiento, aparece la siguiente inscripción:

SANTISIMA CONCEBIDA                   SIN PECADO ORIJINAL

                                                                                                                                                               1 6 9 4

Por último, destacar que durante las obras de Restauración llevadas a cabo en la Plaza en el año 1996, se descubrió en las zapatas de madera de apoyo de la cubierta del “templete” del Pórtico de acceso Sur, la inscripción : “AÑO DE 1738; lo cual nos viene a evidenciar que en dicha fecha se realizó una importante reforma -¿desaparición de galerías de la fachada Este?, ¿elevación del tercer nivel del pórtico? …- cuyo fundamento desconocemos, pero que en verdad supondría un importante cambio en la fisonomía de la Plaza Mayor.

La Plaza Mayor de Tembleque responde claramente al estereotipo de plaza mayor renacentista que tanto se prodigaron en España durante el reinado de los Austrias.

Dicha tipología queda caracterizada según Luis Cervera en su libro Resumen Histórico del Urbanismo en España, por los siguientes invariantes:

“ Plaza rectangular, concebida arquitectónicamente como unidad urbana. Está bordeada por cuatro lados con edificios del mismo estilo, de idéntica altura y simétrica disposición en huecos y volúmenes. Como excepción, entre el bloque de edificaciones que la componen sobresale un solo edificio, que siempre es la Casa Consistorial. Y siempre también, bordeada en planta baja por arcadas ó porches”.

En efecto vemos que la Plaza Mayor de Tembleque presenta forma cuadrangular, bordeada por sus cuatro lados por edificios de similar estilo, altura huecos y volúmenes, los cuales disponen de soportales en planta baja, destacando el Ayuntamiento como edificio relevante.

Se encuentra atravesada tangencialmente de Norte a Sur por el antiguo Camino Real de Andalucía, eje principal del antiguo asentamiento urbano, abriéndose al Oeste en extensión aproximada de 2.945 m². En su fachada Oeste dispone en su punto central, de un segundo acceso perpendicular al primero, denominado Callejón del Toril por el uso al que se le destinaba durante la celebración de festejos taurinos.

MOLINOS DE VIENTO

Icono manchego por excelencia. Tembleque cuenta con dos molinos y además conserva parte de la construcción primitiva de la segunda mitad del siglo XVI.


PALACIO DE LAS TORRES

La Casa de las Torres es una casa-palacio construida por Don Antonio Fernández Alejo en el siglo XVIII. 

Es una construcción de estilo barroco, formada por una estructura alrededor de un patio cuadrado con doble galería de columnas toscanas de piedra que unen tres arcos rebajados por cada lado. En la fachada principal hay una interesante portada barroca decorada con numerosos motivos ornamentales.

Es Bien de Interés Cultural desde el año 1979  y es propiedad del Ayuntamiento de Tembleque. La intención del Ayuntamiento de Tembleque es destinarlo a uso hotelero. El Ayuntamiento dispone de un anteproyecto para llevar a cabo dicha transformación y busca colaboración público privada para su ejecución.

Según cuenta la leyenda contaría con tantas puertas y ventanas como días tiene el año...

IGLESIA PARROQUIAL 

Ntra. Sra. de la Asunción

Se trata de un edificio de transición entre el Gótico y el Renacimiento. Construido en lo esencial en la primera mitad del XVI, las modificaciones ejecutadas entre 1582 y 1596 fueron supervisadas por Nicolás Vergara el Mozo. Tiene planta de cruz latina, una sola nave de altura considerable y cabecera poligonal. La fábrica es de sillería con poderosos contrafuertes en el exterior. En el interior actúan como soportes de la fábrica tanto pilares góticos como columnas renacentistas separando los tramos en que se distribuye la nave, cuya cubierta presente bóveda de crucería con abundantes nervios.

El templo presenta varias capillas que aprovechan los espacios entre los contrafuertes. Las del Baptisterio, de San Ramón y del Cristo de las Misericordias son de estilo gótico mientras que otras fueron transformadas en el siglo XVIII. Es el caso de las magníficas capillas de Jesús de Nazareno (1765) y de la Virgen del Rosario (1756), ésta última dotada por D. Antonio Fernández de Alejo, caballero de la Orden de Santiago. La portada principal, de marcado carácter gótico, cuenta con arcos carpaneles en gradación flanqueados por dos altas agujas y remate de escudos. La portada lateral, situada en el costado norte, data del siglo XVII. Elemento muy destacable del templo es su torre. Situada al lado izquierdo de los pies de la iglesia, presenta tres cuerpos superpuestos. El inferior es cúbico y ochavados los dos superiores, con vanos rematados por arcos de medio punto. En el tercer cuerpo los arcos están remarcados por almohadillado. Corona la torre un antepecho de balaustres y pináculos que da paso a un agudo chapitel de pizarra y plomo, con bola y veleta.

Fue declarado Bien de Interés Cultural el 3 de Mayo de 2012 y en dicha declaración se explica que  la expedición a Orán de 1509, comandada por el Cardenal Cisneros, puede considerarse el acontecimiento impulsor de la construcción de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Efectivamente, en agradecimiento al millón de maravedíes y la compañía de soldados suministrados por la localidad de Tembleque, Cisneros realizó cuantiosos donativos para la edificación del templo, a los que se sumarían las aportaciones de los Priores de San Juan y las de los propios vecinos de Tembleque.

Y...¡Mucho mÁs!